• El camino donde Elegbara es awó.

En este camino Elegbara tenía un hijo que tenía que hacer Ifá. Su mamá era Egun y se llamaba Moni Boshe. Su madre antes de morir quería que Elegbara le hiciera Ifá a su hijo. Elegbara no lo hizo y ella murió con este sentimiento y le echó shepe a Elegbara y le dijo que mientras el mundo fuera mundo, él tenía que estar tranquilo. Elegbara le dijo: “Mi madre Oyá me trajo al mundo así y tú me maldices; será doble mi intranquilidad, pero a tu hijo no le hagas Ifá, porque en esta tierra nada más mando yo.” Elegbara siguió a su hijo cuando Shangó fue donde Orunmila junto con Oshún para que Orunmila preparara para hacerle Ifá al hijo de Elegbara.

Orunmila se negó y dijo: “Yo no quiero lío con Elegbara.” Shangó y Oshún salieron y dijeron: “Nosotros de todas maneras le vamos a preparar de todo.” Así lo hicieron. Pasó el tiempo y Oshún fue a buscar a Shangó y éste le dijo a Oshún: “Yo tengo todo preparado y mañana voy a traer al hijo de Elegbara. Cuando nosotros vayamos tú te escondes para que Orunmila le haga la primera consagración. Tú tienes que estar siete días en casa de Elegbara entreteniéndolo.” Shangó iba con Oshún para casa de Elegbara, llevaban ekú, eyá, epó, otí, osiadié, e iban cantando:

Elegbara, Nile Ebbó Lowe Ni Ifá Ebbó Ebbó, Ni Layo Ifá Ebbó Ebbó Ni Eun Ni Iga Ebbó Ebbó.

Entonces se apareció Osain y le dio a Shangó una mata de atiponlá y le dijo: “Cuando llegues allá, tú le preguntas, ¿Qué ewé es ese? él te lo va a decir.”

Oshún llevaba todo lo anterior: osiadié, ekú, eyá, epó, otí, aguadó. Cuando llegó Shangó, preguntó: “¿Qué hierba es esta?” Y Elegbara le dijo: “Esta hierba es atiponlá Ifá, es la segunda hierba y con la que me hicieron a mí.” Oshún le dio de comer ekú, eyá. Shangó le llevó el hijo a Elegbara y cuando iba por el camino cogió una adié y le hizo oparaldo, lo entró llamando al espíritu de la madre, Moni Boshe, y le dio cuenta de que su hijo iba a ser Ifá. Cuando hacía el oparaldo, Shangó, cantaba:

Oparaldo, Lode Eyé Egun Ikú Ikú, Inle Oparaldo Lode Yeo.

El Egun de la madre se puso contento y recibió la adié. Elegbara estuvo siete días borracho y a los siete días volvió con su hijo y a Orunmila no le quedó más remedio que consagrarlo. Entonces Shangó se fue con Oshún para convencer a Ifá: “Vamos a buscar a Osun, que hace falta.” Hablaron con él. Shangó le dijo: “¿Cómo vamos a llamar a Osun?” Oshún sacó un agogo y se lo dio para que tocara. Cuando llegaron, Osun estaba recostado entre una mata de guaba y cedro y empezaron a cantar:

Osun Moruro Layere Ifá Baba Olofin, Baba Yerenifa Duru Ganga Labosun, Awó Baba Kaye Nire Lowa Enerifa La Bosun Awó.

Osun se sacudió, Shangó le contó lo que se iba a hacer y Oshún le dijo: “Yo me haré cargo de llevar a Elegbara para que busque un chivo bien bonito.”

Oshún le trajo el chivo, Osun llevó el chivo junto con Oshún al oni igbodun. Ya estaba preparado todo el mundo, el único que faltaba era Elegbara. Cuando Elegbara entró con Osun, todos los Babalawo empezaron a cantar:

Eshu Shuwayo Mamakeño Eshu Odara Kinkeño.

Elegbara se puso muy contento y dijo: “Únicamente ustedes me han convencido y estoy muy contento, porque le voy a hacer Ifá a mi hijo y yo siempre lo cuidaré de todas las cosas.”

Elegbara se hincó delante de Orunmila y le dio moforibale, éste le dijo: “Usted, como su padre, debe oborí eledá a su hijo.” Y entonces le hicieron Ifá al hijo de Elegbara. Éste se puso muy contento, se comió el chivo y Oshún le dijo a Orunmila: “Este, que es Iwori Bogbe Ni Ifá She Moni Oshe, tendrá suerte en la tierra y se llamará Ifá Toshe.”

A los tres días Elegbara le entregó todo su ashé a su hijo; se quedó en la puerta de igbodun y subió a su hijo, quien tuvo una gran suerte como Awó y fue grande. Shangó se quedó durante siete días junto con Oshún atendiendo todas las cosas del hijo de Elegbara; Oshún comiendo adié y Shangó, akuaro.

BABA IROSO MEYI +

I I

I I

O O

O O

 

  • El camino de la sabiduría de Iroso.

En la tierra y enviados por Olofin reinaban los dieciséis obá de distintas tierras. En el cielo Olofin recibía diferentes informes que por medio de Eleguá le llegaban de la tierra; donde le decían que entre los dieciséis obá existía la envidia y el poder de sabiduría.

Un día Olofin, para saber cuál de los obá sabía más y estaba mejor preparado, envío a Eleguá a pregonar su muerte y preparó en el castillo distintos tipos de trampas para saber cuál de ellos era capaz de llegar a él sin caer en una de ellas. Eleguá pregonó en las distintas tierras la muerte de Olofin lo que causó una gran confusión entre todos los obá. La mayor parte de ellos se encaminaron hacia el palacio, para allí designar un nuevo obá que rigiera al mundo; sólo Iroso Meyi antes de salir de su casa se miró, donde le salió que tenía que hacer ebbó con tres pollitos.

Iroso era el obá más discriminado entre todos los obá por su sencillez de vida. Iroso hizo ebbó y con el ebbó le salió que tenía que llevar los tres pollitos asados porque en el camino se iba a encontrar con un niño que le iba a pedir de comer y que le diera un pollito, después se iba a perder e iba a encontrar a un viejo que lo ayudaría en su camino y que en pago le diera el segundo pollito y que a la entrada del palacio se iba a encontrar con Eleguá y le iba a pedir el tercer pollito, que se lo diera y posteriormente le preguntara cómo entrar al palacio.

Los obá ya estaban en camino hacia el palacio de Olofin y según iban llegando, entraban por la puerta sin hablar con nadie, más cuál sería su sorpresa pues según ellos llegaban iban cayendo presos por la guardia real.

Iroso hizo todo lo que le mandó Orunmila y cuando llegó al palacio se acercó a Elegbá quien después de comerse el pollo le dijo que Olofin no estaba muerto y que para poder entrar al palacio tenía que ser por la puerta del fondo, pero que allí se iba a encontrar con una negra muy gorda que no iba a dejarlo pasar y que tenía que arreglárselas él solo para poder pasar.

Iroso fue hasta la puerta del fondo y allí se encontró con dicha señora, que era Oyá, y que no lo dejaba entrar. Iroso se agachó y vio que debajo de la mujer había un Osun parado y que era el Osun de Olofin, el cual agarró y con él en la mano, obligó a Oyá a quitarse de la puerta, entrando a palacio.

Ya dentro del palacio, Olofin que lo vio, se vistió de soldado y le salió al encuentro y le preguntó que cómo había entrado allí, si el velorio era por el frente. Iroso respondió que allí no había ningún velorio, que Olofin no estaba muerto. Olofin al verse descubierto por la sabiduría de aquel obá le dio el poder del tablero, con un palacio en el centro de la tierra y el poder de la tierra y como yefá, el polvo de oro.

BABA IROSO MEYI +

I I

I I

O O

O O

Rezo: Apuan Aluosha Ashawo Apuani Adifá Iré Sun Ilé Olofin.

Ebbó: euré, adié, bogbo tenuyén, iñó, bogbo iguí, ayó, ayé, ashó ará, eshín, ekú, eyá, aguadó, opolopó owó.

Distribución: euré para Orunmila y la soga con que esté amarrada se pasa por las manos de todos los Babalawo que estén presentes y luego se le da a Orunmila.

Nota: Dice Ifá que en juntas de Babalawo, todos están presos o donde vaya a ir el Babalawo hay muchos presos conocidos. O que éste va a caer preso. Se le pregunta a Orunmila si es él o no.

  • El camino donde Olofin tenía presos a los awó.

Awó Iroso fue a casa de Orunmila para que lo registrara porque Olofin lo había mandado a buscar. Orunmila le dijo que trajera cuatro gallinas y cuatro pesos y que saliera al camino y que si encontraba a un pobre por el camino y le pedía limosna, que le diese una adié y un peso.

El mendigo se le apareció cuatro veces. La última vez le preguntó a dónde iba e Iroso le dijo: “Voy a ver a Olofin.” Éste le contestó: “Cuando llegues encontrarás una mujer sentada frente a la casa de Olofin que está tiñendo ropa y la mandas a que se quite y clavas tu Osun y dices que Olofin no está muerto, que lo que está en su tumba es una cepa de plátanos y que Olofin está jugando con guacalotes y caracoles con sus dieciséis obiní, que están malas de su costumbre.” Y mandó a que le dijesen a Olofin que saliera y que soltara a todos los Babalawo que tenía presos porque con la mata de caoba y de cedro que tenía en el patio este año le iban a hacer la caja para su entierro.

Entonces salió Olofin a la puerta y le pidió perdón a Iroso. Éste le dijo que le pagara una multa de una euré y cien pesos por cada uno de los Babalawo que tenía preso y a Iroso Meyi una euré y 401 pesos y que Olofin se amarrara la euré a la cintura para pedirle perdón a Orunmila.

Cuando Iroso clavó su osun cantaba:

Osun Ayere Lashadawo Onire Awó Onire Mamawao Onire.

IROSO FUMBO, IROSO FUN +

O I

I I

O O

I O

Ebbó: akukó, eyelé meyi, un Osun, una trampa, tierra de un hueco, ekú, eyá, epó.

  • El camino donde Obatalá guardaba el dinero de Yoko Osha.

Aquí era donde Obatalá le guardaba el dinero a la gente de su pueblo que iba hacer Osha, pero un día Obatalá se puso a jugar y perdió todo lo que la gente le había dado a guardar porque le habían ganado con trampa.

Obatalá se vio sin dinero y como él le había guardado el dinero a varias personas que no se llevaban bien con él, sus enemigos se confabularon y le hablaron a la gente amiga de Obatalá y éstos fueron y se sentaron en la puerta de la casa a esperar a que Obatalá saliera, pero él había mandado a poner una trampa que consistía en un hoyo tapado con hierbas y una estera, cuando las personas iban entrando se caían y se perdían por el hoyo.

Dentro de esa gente había uno que había ido a casa de Orunmila y le vio este Ifá y le hizo ebbó con todos los ingredientes y con un Osun y cuando este hombre llegó, se acordó que Orunmila le había dicho que no brincara hueco, y que botara el ebbó en la puerta y éste se fue por el hoyo. Entonces el hombre entró por detrás y le dijeron que Obatalá no estaba, pero que como él había hecho ebbó y Orunla le había mandado a poner a Osun con el cual había hecho ebbó en el suelo y cuando puso Osun se cayó y Obatalá se asustó y gritó. Y de esa forma se descubrió la trampa de Obatalá.

Nota: Aquí un hombre vivía del juego y se veía muy mal y atrasado y Babalú Ayé lo vio, le recomendó que fuera a casa de Orunmila y lo recibiera a él.

Nota: La persona está cogiendo terminales, en fin; vive del juego.

OJUANI HERMOSO +

I O

I O

O I

O I

  • El camino donde Shangó salva a Osun.

Osun estaba perseguido por sus enemigos y estaba algo enfermo y medio loco y ante esa situación, fue a casa de Orunla, el cual le vio este Ifá y le dijo que tenía que hacer ebbó y rogarse la cabeza.

Pero Osun se rogó la cabeza y se despreocupó de hacer ebbó, sin saber que sus enemigos le habían hecho una trampa. Osun salió a pasear por una vereda y sus enemigos le pusieron cuatro estacas y se entretuvo entre las estacas, oportunidad que aprovecharon sus enemigos para amarrarlo con hilo blanco e hilo negro y después que lo tenían amarrado le entraron a golpes.

Osun azorado y asustado al mismo tiempo, empezó a dar gritos. Shangó que pasaba por allí en ese momento, fue y lo sacó de adentro de sus enemigos y lo llevó para casa de Orunla y este le hizo ebbó y lo salvó.

Ebbó: akukó, eyelé meyi, cuatro estacas, hilo blanco, hilo negro, una trampa, ekú, eyá, epó, y owó.

Nota: Este Ifá indica brujería y amarre, hay que hacer las cosas que le indiquen lo más pronto posible, no se puede abandonar.

Cuando este signo sale en Awofakán, la persona nació para obá, no para Babalawo. Cuando este signo sale en untefá, se le recomienda al Awó que debe ser cuidadoso cuando tenga que hacerle paraldo a sus ahijados y aleyo.

Nunca se puede despreocupar de los Egun.

OJUANI OSA, OJUANI WOSA +

O O

I O

I I

I I

Rezo: Ojuani Omó Osa Meta Bi Omoleriku Etutu Kacla Tolota Kapato Awó Adifafun Olofin Osun Tiki Layenifa Adié Nifa Fore Omó Egun Lodafun Orunmila.

 

  • El camino de Osun y Olofin.

Osun vivía junto con Olofin y éste le dio la virtud de guardar la salud de todos los hijos de Olofin en la tierra. Osun se puso en camino a casa de Orunla, viviendo allí como un guardián de Orunla y sus hijos. Orunmila era cazador y todos los días por la mañana cuando salía de caza, se arrodillaba delante de Osun y le rogaba y le rezaba:

Osun Layere Nifa, Osin Tiki Tiki Kasoro Shangó Awó Omó Osa Meta Ire Aikú.

Entonces él cogía una eyelé y se la daba a comer a Osun, y él se la llevaba asada para el monte y la dejaba al pie de iguí moruro y cogía elese ewé para ebbomisi. En una de esas veces que él se iba de cacería, sus tres hijos aprovechaban la ida de Orunla y siempre iban a curiosear qué cosa Osun tenía en su secreto, al abrir el secreto Osun los mató a los tres.

Cuando Orunla se dio cuenta de lo sucedido, se arrodilló y comenzó a implorar a Osun para que salvara a sus tres hijos. Entonces cogió una eyelé y una adié y opolopó otí y se la dio a Osun cantando:

Baba Ilashé Babalashé Iba Osun

Agaga Lawo Osun Layenifa.

Entonces Osun le devuelve la vida a los hijos de Orunla, pero con la condición de que para abrirlo había que darle una eyelé.

OGUNDA ROSO, OGUNDA KOLOSO +

I I

I I

O I

O O

 

  • El camino de cuando Elegbara, Oggún y Osun vivían en casa de Obatalá.

Era un tiempo en que Oggún y Osun andaban juntos en fiestas y parrandas. Un día Osun se emborrachó y se quedó dormido y Elegbara y Oggún, que le tenían mala voluntad porque Osun gozaba de la confianza de Olofin, le robaron a Olofin su euré funfún, la mataron y se la comieron y a Osun le embarraron la boca de sangre, mientras dormía su borrachera.

Cuando fueron a buscar al autor del robo, se encontraron a Osun con la boca llena de sangre, quedando como ladrón. Y Olofin, se dio cuenta de que los amigos de Osun fueron los que le hicieron trampa, pero por haberse quedado dormido Osun, lo condenó a vivir siempre despierto y de pie. Por este Ifá se prohíbe la ingestión de bebidas alcohólicas. No duerma en ningún lugar extraño con la boca abierta, para que no le echen la brujería en su propia boca.

Cuidado con cargar culpas ajenas y vaya preso.

IKA YEKUN        +

O O

O I

O O

O O

Ebbó: cepa de oguedé meta, omí odó, adié funfún, eyelé meyi funfún, olelé, ekú, agbadó, ekrú, eyá, otí, etú funfún e igba okán.

  • El camino donde unos nacen y otros mueren.

En la tierra Ayú vivían dos hermanos jimaguas, Oyekun Bika e Ika Yekun. El segundo era el menor y era pobre. Ambos hermanos se querían mucho. Un día Ika Yekun se hizo osorde viéndose su signo de Ifá. Se marcó rogación con cepa de oguedé meta, igba okán… Él no lo hizo, por cuanto era un Awó muy despreocupado y un día se dirigió al río, cosa que le estaba prohibido realizar. Se quitó sus ropas y se lanzó al agua para darse un baño, pero en un descuido vino una empalizada a causa de la crecida del río y le golpeó la cabeza y éste quedó inconsciente.

Sucedió que su hermano Oyekun Bika se había hecho osorde viéndose su signo de Ifá y se marcó rogación con cepa de oguedé meta, omí odó, adié funfún, eyelé meyi funfún, olelé, ekú, agbadó, ekrú, eyá, otí, etú funfún e igba okán y que la llevara al río. Al llegar al río se asombró de ver en el mismo a su hermano jimagua inconsciente. Entonces comenzó a rezarle a Ifá y con las adié hizo oparaldo regándole la sangre de la lerí al río, llamando a Ifá y a Yalorde. Las cepas de oguedé meta las puso alrededor del cuerpo de su hermano, las eyelé funfún se las dio a las cepas del centro y la etú funfún a las cepas de los olelé y la igba se la puso sobre el cráneo.

Al poco rato su hermano Ika Yekun se levantó y comenzó a hablar pidiéndole perdón a Ifá, pero resultó que a los pocos días murió su hermano Oyekun Bika y él alcanzó grandeza y poder. Un día Ika Yekun consultó a Ifá para saber acerca de la muerte de su hermano y éste le dijo que si su hermano se hubiera consagrado y recibido el Osun de su signo, no se hubiera perdido.

Nota: Este Osun come con Egun y su carga es raíz de oguedé, cepa de oguedé, ashé de Orunmila, lerí de adié, lerí de eyelé, moruro, raíz de ceiba. Se rezan los dieciséis Meyi, Ika Yekun y Oyekun Bika. Come todo lo que come Egun de Awó.

Nota: Debe ser que la empalizada empujada por la fuerza de la corriente del agua le dio un fuerte golpe en la lerí y a causa de esto pierde el conocimiento. El hermano lo curó sin hacer antes lo que tenía pendiente y cambió de cabeza.

IKA DI +

I O

O I

O O

I O

  • Osun de Oggún de Ika Di:

En este Ifá se le pone un Osun a Oggún del tamaño del talón a la rodilla del interesado. El de cuatro columnas y las piezas de Oggún siguientes en la forma que indica la figura.

LADO IZQUIERDO LADO DERECHO

Mandarria Flecha

Pico Pala

Llave macho Azadón

Machete Cimitarra

Flecha Hoz

Martillo

De la cadenita de Oshosi cuelga un revólver.

IKA ROSO +

I O

I I

O O

O O

Rezo: Ika Roso Osun Kukute Kuku Kuku Adifafun Onika Mowo Ole Lodafun Obatalá.

Ebbó: akukó, eyelé, ekú, etá, agbadó, orí, efún, un bastón de moruro.

  • El camino donde gracias a Osun se evitó la guerra.

En un pueblo llamado Ika Roso existía el contrabando, el robo y el crimen, ya que el gobernador estaba muy viejo para esas funciones y sus ayudantes, que eran Oggún y Elegbá, estaban implicados, pero no se les podía probar nada. El obá de aquel pueblo era Obatalá que, cansado de tanta corrupción, decidió entregarle el mando al hombre que fuera capaz de moralizar a aquella gente.

Por ese tiempo llegó a dicho pueblo un hombre desconocido por todos, que no hablaba con nadie y se comportaba correctamente. Enterado de lo que allí sucedía se le presentó a Obatalá y le dijo: “Permítame hacerme cargo del mando de esta tierra y déme una eyelé funfún, orí, omí Olofin y oñí para arreglarle esta situación.” Ese hombre desconocido era Osun. Obatalá le entregó todo lo que le pidió con tal que resolviera aquella situación y porque le dio la corazonada de que aquel hombre era honesto. Osun, al salir de la casa de Obatalá, se dirigió al monte; donde se internó buscando un buen tronco de palo moruro grande y resistente. En eso vio a Eshu y le dio un akukó que llevaba y le rogó que lo ayudara a descubrir quiénes eran los jefes de todo aquel desorden. Eshu se comprometió a ayudarlo. Osun cortó el palo moruro, lo lavó con omí Olofin le dio la eyelé y después le dio orí, efún y regresó para su casa.

Al caer la noche Osun salió de su casa con el tronco de moruro al hombro y salió caminando hacia donde Eshu lo guiaba y al llegar a donde había un buen grupo de hombres, vio entre ellos a Oggún. Osun se iba a dirigir al grupo, pero fue detenido por Eshu que le dijo: “Espera un poco.” Al rato llegó Elegbá y se unió al grupo. Como Elegbá y Oggún eran los que dirigían al ejército de Obatalá, Osun comprendió que ellos lo estaban traicionando y que así Obatalá nunca podría capturar a ningún delincuente, pues la mayoría del contrabando era de armas, o sea, de arcos, flechas y lanzas para en el momento preciso, hacerle la guerra a Obatalá.

A una señal de Eshu, Osun se abalanzó al grupo, comenzando a dar golpes con los troncos o bates de moruro y aquellos hombres cogidos de sorpresa se dieron a la fuga creyendo que detrás del que daba los palos venían más hombres y Oggún, Elegbá y Oshosi, que también estaba allí, se quedaron solos y al verse descubiertos por Osun, le rogaron que no los denunciara ante Obatalá y Osun les dijo: “Está bien, pero ustedes tienen que terminar con el contrabando, los robos y los asesinatos.”

Ellos aceptaron y por orden de Osun le llevaron aquellas armas a Obatalá. A partir de ese momento Elegbá, Oggún y Oshosi hicieron un pacto con Osun y el pueblo comenzó a andar bien y Obatalá le agradeció a Osun y cuando se disponía a ofrecerle que compartiera con él la responsabilidad del gobierno, Osun desapareció. Obatalá, en agradecimiento y honor a Osun, le ordenó a su pueblo que todos los años tenían que adorar y ofrendar la mata de moruro para así recordar la memoria de aquel hombre desconocido y desinteresado que resolvió la situación de su pueblo. Obatalá colgó flechas, arcos y lanzas en aquella mata para recordar que gracias a Osun no hubo guerra en su pueblo.

IKA ROSO +

I O

I I

O O

O O

  • El camino fue donde se creó que Osun avisara.

En este camino los Babalawo acostumbraban a reunirse en concilios para solicitarle a Olofin todo lo que ellos necesitaban para el mejor desempeño de sus ministros en la tierra. En uno de esos concilios Olofin preguntó qué era lo que ellos más necesitaban, ya que él sabía que ellos tenían muchos enemigos en la tierra que les echaban muchas cosas malas para perjudicarlos.

Todos se quedaron sin saber que responder y comenzaron a decir distintas cosas pero no acertaban a comprender cuál era el alcance de aquellas palabras de Olofin. Cuando le tocó el turno a Ika Roso, le planteó a Olofin que lo que ellos necesitaban era alguien que les avisara de las anormalidades cuando éstas se presentaban en la tierra.

Olofin interesado le preguntó: “¿Y qué cosa puede ser eso que ustedes plantean?” Ika Roso le respondió: “Un Osun que nos avise cualquier anormalidad.” Y Olofinrespondió: “To Iban Eshu.”

Y desde entonces, gracias a Ika Roso, los Babalawo tienen Osun.

IKA ROSO +

I O

I I

O O

O O

  • El camino de cuando Osun se emborrachaba y Olofin se lo prohibió.

Cuando Ika Roso se emborrachaba fue amonestado por Olofin y éste, abochornado, dejó el vicio y le dio un gran ejemplo a su pueblo.

Osun, al dejar el vicio de la bebida, se creó muchos enemigos que comenzaron a calumniarlo y fueron tantas las quejas que le llevaron a Olofin de que Osun, a pesar de él haberle prohibido la ingestión de bebidas alcohólicas, las seguía tomando hasta emborracharse todos los días. Olofin les dijo: “Mañana avísenle a Osun y reúnan al pueblo que iré a juzgarlo.”

Cuando todos los enemigos de Osun estaban ante Olofin para ver cómo éste castigaba a Osun y estando todos reunidos, Osun aún no estaba presente, pues cuando él recibió el aviso de la visita de Olofin a su tierra, estaba fuera de la misma; oportunidad aprovechada por los enemigos de él para decirle a Olofin: “Usted ve padre, como todos estamos aquí obedeciéndolo y Osun no ha tenido el coraje de presentarse aún ante usted.” Olofin les contestó: “Tengan un poco de calma.”

Poco después Olofin vio a un grupo de personas que descendían de la alta loma que estaba en aquella comarca, y él fijó la vista en ellos y casi al instante vio que Osun marchaba al frente de aquellas personas con su cabeza cubierta con un gran sombrero y que caminaba a paso firme y les dijo a los enemigos de Osun: “Todo lo que ustedes me han dicho acerca de la desobediencia de Osun, son sólo calumnias mal intencionadas. Miren hacia lo alto de la loma para que lo vean avanzando al frente de aquella caravana, que son sus fieles servidores, a paso firme, él no está borracho.”

Cuando Osun llegó ante Olofin, se le tiró a la larga, le rindió moforibale y le dijo: “Mi padre, perdóneme por no haber llegado a tiempo a su citación, pues mis enemigos me la mandaron con mucha tardanza para perjudicarme.” Olofin lo levantó del suelo y le dijo: “Desde ahora eres el obá de esta tierra y te autorizo para que te libres de todos tus enemigos. To Iban Eshu.”

Nota: Ifá de calumnias, de chismes y de enredos. La persona tiene que tener Osun de extensión con la base de palo moruro.

OTURA ROSO +

I I

I O

O I

O I

Rezo: Otura Roso, Otura Obani Orun Origua Olofin, Oliva Onire Orun Awó Oliva Oniroso Awa Lewa Inle Iroso Guede Ifá Olofin Yo Orun Waleri Omó Oliva Yeru Odera Yoko Yokuni Osun Inle Oliva Odun.

Ebbó: akukó, eyelé meta, osiadié, un kuaoye (un botoncito), una igba, un plato de madera, cuatro estaquitas, ashó funfún, opolopo epó, opolopo obí, efún, obí, itaná, bogbo inle, bogbo asilo, bogbo ileke, el botón y las cuatro estaquitas son de color morado, opolopo owó.

Nota: Si es Awó de Orunmila o Iyalosha, tiene que estar el Osun cuando se está haciendo el ebbó, a un lado de la persona.

En este camino, nació el plato de Osun. Osun nació en Iroso Meyi por la necesidad del mundo y mandato de Olofin; llegó a Ika Roso por asunto de Oshún, llegó a Iroso Sa para cumplimiento del mundo y terminó en Otura Roso. Si es Awó, un pedacito de moruro en cada mano. En Otura Roso se le da un chivo a los Guerreros, tres eyelé, osiadié meta, se deja a Osun en el patio tres días y se le echa bastante agua. El chivo se reparte en tres partes o manigua.

La persona tendrá su plato y cubierto para uso personal, se le darán dos adié a Oyá.

Para tomar: mangle rojo, llantén, romerillo, una hoja de anón. Darle a Elegbá, Oggún y a Oshosi.

  • El camino de cuando Otura Roso trajo a Osun.

Orunmila y Olofin mandaron a la tierra Oniroso a Awó Oriwá para que la gobernara. Era el principio del mundo y éste no tenía sostenimiento ninguno.

Awó Oriwá viendo que no podía cumplir con Olofin y Orunmila, estaba desesperado y empezó a cantar y a llamar a Olofin:

Babá Ara Orilokun Olofin Omó Oní Roso Omó Orun Oliba.

Esto lo hacía todos los días, hasta que Olofin lo oyó y llamó a Osun y le dijo: “Te mando para la tierra de Oniroso con el nombre de Ika Roso, para que tú seas el que ayude a sostener a todos los hijos de la tierra.”

Osun, no muy conforme, le dijo: “¿Mi padre, cuándo me voy?” Olofin le contestó: “Dentro de dieciséis días.” Osun le dijo: “Bueno mi padre, si me hace falta cualquier cosa, usted me la manda.” Olofin calló un rato y después contestó: “Toma estas cuatro posiciones, que son las cuatro partes del mundo y para que pongas en cada esquina de la tierra y tú vivas dentro, pero cuando tú llegues tienes que ver a Awó Oriwá para que recibas su ashé.” Osun salió al camino e iba cantando:

Akuelerun Babá Lode Omí Oriwa Osun Guede….

Awó Oriwá se puso muy contento cuando Osun llegó y los dos se arrodillaron y Awó Oriwá le entregó el mundo a Osun y le dijo: “Yo me voy para donde esta Olofin.” Éste salió enseguida y Osun empezó a gobernar la tierra de Oniroso con mucha dificultad, pero las cosas habían mejorado algo y rezó:

Otura Obani, Otura Onani Moro Ifá Wolaba Onire, Obá Oniroso Ifá Odara…

Apareció Eyiogbe y le trajo un akukó funfún y le dijo: “Este es el gran cumplimiento tuyo, que lo guardarás y será tu cabeza para el mundo.” Entonces le rezó:

Iroso Onire Ifá Odara.

Y se arrodilló y pidió la bendición de Olofin. Eyiogbe le dijo: “Algo te falta, pero llegará cuando tú lo necesites, para espantar la muerte te transformarás.” Llegó el tiempo en que Ikú no salía de la tierra de Oniroso y Osun estaba desesperado en la casa. Salió al camino y al encontrarse con Iroso, le dijo todo lo que le estaba pasando y siguió su camino cantando:

Iyalode Abebe Yokun Sowa Iyami Molala…

En eso se presentó Oshún y le puso a Osun dieciséis shaworo. Osun le dio moforibale, salió corriendo e iba diciendo:

Shaworo Ikú Gureo, Shaworo Ni Gureo…

Ikú, que oyó eso, salió corriendo y se fue, pero a Osun le faltaba otra cosa, no tenía dónde comer y tenía hambre y comenzó a llorar (sokú).

Olofin lo estaba mirando y era verdad que le faltaba algo, el gran mando. Vino Otura Roso y éste le trajo un plato para acabar y para la confirmación y seguridad de Osun.

Se reunieron Iroso Meyi, Eyiogbe, Ika Roso, Iroso Ka y Otura Roso y lo consagraron y Osun empezó a cantar:

“Ifá Mayunimo Ifá Madubule Duro Ganga La Bosi Awó Akonu Moro Okanadeo Duro Ganga La Bosi Awó…

Y se arrodilló y le dio gracias a Olofin y a Ifá.

OTURA JUANI +

O I

O O

I I

I I

Rezo: Otura Ni Ojuani Alakentij Awó Orí Ashebi Ayé Ashé Ni Orí Bakeri Obatalá Arilayeo Afefe Orí Lorun Asakaleke Orinifa Orí Bawa Oritutu Awó Omino Orini Ojuani Elese Bawo Oniwashe Moba Oniwashe Moba Owó Oshacrini Laye Ifá Siwayu Cta Boni Orí Oshe Iré Ni Kofibori Kcfibofidan Adifafun Oú Elego Kaferefijn Orunmila.

Ebbó: akukó, cuatro eyelé, tres funfún, una dundún, ewé oú, jio jio, bogbo iguí, bogbo ashé, ekú, eyá, agbadó, orí, epó, oñí, obí, otí, itaná, opolopo owó.

  • El camino de la tierra Orí Bokorí.

En la tierra Orí Bokorí las gentes que vivían tenían sus cabezas muy ocupadas y casi nunca se oborí eledá y venía la debilidad. En esa tierra vivía Awó Orí Ashebí Ayé, el cual tenía sus secretos al pie de la mata de , que era la que siempre crecía en esa tierra con la bendición de Obatalá y él siempre se daba dos eyele funfún de su lerí a Osun al pie de su secreto y venía la sombra de Orunmila Yeode a su lerí.

Un día las gentes de aquella tierra fueron a casa de Awó Orí Ashebí Ayé, quien les vio este Ifá y les dijo que todo lo que tenían era porque no se ocupaban de sus cabezas; que tenían que oborí a cada rato, pero como ellos estaban muy ocupados en otras cosas; tenían que kofibori kofibofidan, que era la gran rogación con el secreto de Oú Elepe, para que sirviera para todo el año y los llevó al pie de iguí oú con un jio jio y allí lo dieron y cantaba:

“Orí Kofibori Irun Olowo Kofiibofidan Okorun Abele Orí Owoshe”.

Entonces todos cogieron capullos y hojas para oborí. Entonces Awó Orí Ashebíi Ayé los machacó con orí y efún y cogió dos eyelé funfún y se las daba de las lerí a Osun y a la rogación y les iba tocando las partes del cuerpo y cada vez que llamaba se iba presentando un Osha que era el dueño de la parte mencionada.

Marcar en la frente: Omí Tuto Lerí Bakeri Otura Osi Obatalá Nilaye.

Marcar en la hoyita: Omí Tuto Lerí Yi Eyi Afere Lorinifee Lewa Oriboshe.

Marcar en los oídos: Omí Tuto Osun Orí Asede Legui Ni Olofin Obatalá Enife Orí.

Marcar en el cuello atrás: Omí Tuto Alami Lokun Olofi Eshu Bagua Eshi Bekaye Ni Bari Ni Awó Egun.

Centro de la cabeza: Omí Tuto Osain Abani Lorun Omó Shangó Bari Oní Kuako Obatalá Fiedenu Osha Bi Lowa Oribawao Mosha Ni Bagua Eni Kuako.

Marcar en las piernas: Omí Tuto Loshe Ni Tiku Unlo Belese Lorde Osini Yawa Elese Otá Elese Osi Orinilaye Inle Babague Olofin.

Marcar en los brazos: Omí Tuto Eni Towo Orile Otá Apa Gangan Onishe Awó Orí Enini Igbeni Apakini Oseni Ifá Kainde Orí Ibeyi Apekeyi Cbori Baye Olofin Shangó Fiedenu.

Marcar en los pies: Omí Tuto Okuebe Iyansan Bogbo Orí Ojuani Arawayo Koyo Telese Inkan Burukú Omadeo Orun Elese Inkan Burukú Lode Omadeo.

Marcar en las manos: Omí Tuto Orun Owó Alafia Obami Dowe Oggún Inshe Owó Otun Lashe Ni Egun Moda Ishe Owó Omílo Oniwashe Shangó Owó Bawo Owó Elese Bawo Ese Owó Ara Eni Lafitunwa Enishe Epó Ni Ayé Owó Banila Olofin.

Entonces bogbo Osha. Al llegar, levantaban la fuerza de orí en aquella tierra y comenzaron a sentirse mejor. Entonces Awó Orí Ashebí Ayé cogió todo lo que tenía en orí, con las lerí de las eyelé, lo envolvió en ashó funfún y les dijo: “Este secreto lo meten debajo de su cabeza, para que duerman y cuando se cumpla un año de esto, preguntan para dónde lo llevan y le vuelven a dar de comer al secreto de y así nunca les va a faltar las fuerzas para vencer las dificultades.”

Pero ellos tenían las piernas débiles, porque se resistían a llevar la cabeza y Awó Orí Ashebí Ayé dijo: “Vamos a ver a Elegbá.”

“Elegbá Orí Elese Oú Nifa Sheri Iré Elesei…”

Donde Elegbá les salió al encuentro, entonces Awó Orí Ashebí Ayé cogió dos jio jio y se los dio a elese junto con Elegbá y cantaba:

“Ese Otun Otowa Fori Sabe Lerí Ese Orí Boshe Elegbá Ese Osí Obá Ese Íre Farafun Lerí Ese Orí Boshe Elegbá.”

Elese y orí se pusieron de acuerdo gracias a Elegbá. Entonces Awó Orí Ashebí Ayé les dijo: “Lo último que les falta es jurarlo con la gran sombra de Orunmilayeo.”

Cogió eyelé dundún y funfún, con la blanca se la dio a apá otún donde cantaba:

“Apá Otún Boye Obá Orí Oye Orunmilayeo…”

Y la dundún en apá osí y cantaba: “Apá Osí Alabo Egun Orí Oye Orunmilayeo…” Entonces la sombra de Orunmilayeo los cubrió a todos y ellos se hincaron delante de Awó Orí Ashebi Ayé y éste les dijo: “Están salvados, pero recuerden que siempre tienen que atenderse su lerí, para poder seguir trabajando en esta tierra que viven.”

Nota:

1- Marcar en la frente: Omí Tuto Lerí Bakeri Otura Sha Talanilaye.

2- Marcar en la hoyita: Omí Tuto Lerí Yi Eyi Afefe Lorinife.

3- Marcar en los oídos: Omí Tuto Orí Asebe Legui Ni Olofin Obatalá Enife Osi.

4- Marcar en el cuello por atrás: Omí Tuto Alami Lokun Olofin Eshu Bagua Eshi Bekaye Ni Bari Ni Awó Egun.

5- Marcar en la cabeza: Omí Tuto Osain Lorun Omó Shangó Oní Kuako.

6- Marcar en las piernas; Omí Tuto Lese Ni Tiku Unle Belese Lorde Osini Yawa Elese Otá Elese Osi Orí Ni Laye Inle Isheggun Olofin.

Se sigue marcando con efún, orí, después obí, el ashó se dice (alá), se sacude con él.

IRETE LASO +

I I

I I

O O

O I

Aquí habla Olofin, es fore para el Awó.

Rezo: Teteregun Ofiribe Mesa Adifafun Obarabo Niregun Tinsheomo Owó Olofin.

Ebbó: akukó, ocho eyelé, ocho itaná, aikordié, jujú de alakasó, un bastón, orí, efún y el ebbó a la lerí de Oké.

Osun lleva una aikordié y jujú de alakasó amarrada de él. Este signo habla que Osun es el bastón de Orunla. Cuando Osun cae anuncia desgracia. El dueño de este signo tiene que tener un Osun de un tamaño, debe de hacerse osorde todos los días y poner a Osun en el piso.

Aquí las asperezas deben limarse; manda a que los ahijados y los padrinos se lleven bien y manda a la unificación de los padres con sus hijos. Cuidado con los hijos, pueden traer dificultades. Preguntaron quién iba a subir hasta la lerí de Oké a traerlo. Alakasó se hizo el ebbó

y subió hasta la lerí de Oké y cuando la encontró, esa lerí se la llevó a Olofin y entonces Olofin al darse cuenta de lo que Alakasó le llevó, le dio un fuerte golpe a Osun y éste, dando vueltas, cayó parado en el patio de su ilé.

  • El camino de Osun, el bastón de Orunla.

Orunla vivía en una casa de madera y tenía muchos arayé que al ver que Orunla lo sabía todo y era adivino, acordaron quemarle su ilé, porque no podían con él. De la puerta de la calle del ilé de Orunla abrieron un subterráneo, sin que Orunla se diera cuenta, hasta la última habitación, que era la de Orunla y por la hendija del piso vieron donde se sentaba todos los días a hacer osorde. Entonces en aquel cuadro donde él se sentaba pusieron cuatro travesaños muy fuertes para que el piso no se cayera y metieron bastante basura y leña y le dieron candela, pero Osun, que estaba al lado derecho de Orunla, se movió por el calor que sentía. Al ver Orunla que Osun se movía lo puso de frente y el osorde le decía que había trampa y dijo mucha iná y cogió bastantes cubos de omí y empezó a tirarlos allí hasta que empezó a salir bastante humo del piso y por la hendija vio que había iná abajo.

Entonces cogió una tranca y empezó a dar trancazos allí hasta que el piso se hundió y él se salvó. Entonces los arayé se presentaron a Orunla y le dijeron que los culpables eran ellos, que los castigara como él quisiera, pero Orunla les dijo: “Hagan Ifá para que sepan lo que yo sé.” Y así sucedió.

Ebbó: akukó, adié, una trampa y omí tuto.

IRETE LASO +

I I

I I

O O

O I

  • El camino de Osun, el bastón de Orunla (VERSIÓN).

Orunla por su saber era envidiado por muchas personas que hacían todo lo posible por medio de la hechicería para desaparecerlo o matarlo. Orunla vivía en una casa cuyo piso era de troncos de caña brava. Un día se realizó osorde, se vio este Ifá y al ir a ver a Osun vio cómo se tambaleaba y cómo estaba de caliente.

Lo que sucedía era que sus enemigos habían excavado una cueva que llegaba hasta debajo del piso de la casa de Orunla y allí era donde le echaban la brujería. Orunla se marcó ebbó y lo hizo. Entonces cuando le fue a dar obí omí tuto a Osun vio cómo el agua se evaporaba en el piso y vio a sus enemigos que estaban allí. Ellos, al verse descubiertos por Orunla, se entregaron y le dijeron que hiciera con ellos lo que mejor él estimara. A lo que Orunla le respondió: “Yo lo único que quiero es que ustedes hagan Ifá y sean igual a mí.”

Después ese momento, Orunla comprendió que Osun era un Osha que tenía la función de avisar y de quitar todo lo malo que hubiera en su camino. Por lo que prescribe este odun que Osun es el bastón de Orunla.

Nota: Osun no se lava con ewé, cuando se hace se mira si es otro camino, se lava con eyé y agua.

IRETE JUANI +

O I

O I

I O

I I

Rezo: Aladi Koso Inle Kana Arabo Adifafún Abi Aun Ayapa Tiomara Awó Ona, Oyá Toku, Woniki Orugbó Ki Awó Iré Maba Mayele Elori Eyelé Meyi Lebo Akukó Lebo Awó Iré Eyá Abi Aun Ero Eyelé Meyi Omolorun Owada Oboni Kan Omu Ara. Olosi Etiguon Ara Oyá Asiya Ode Kuro Ninu Iyó Opé Oberesiko Osain Ero Ojun Yiye Bayi Ni Aun Monishe Ni Oyó Eshu Da Ojun Otu Waloya Umbati Osain Omolú Obabara, Iná Akará Bi Ositina Owó Osain Ni Aun Okani Omu Onkonu Igbín Pelu. Ati Oyó Nani Ati Mafin Aun Ebbó Osain Titi Odi Oriyi Ebbó Odara.

Ebbó: akukó, ayapa, eyelé meyi, ekú, eyá, agbadó, obí, otí, oñí, iguí, epó, akará, itaná, opolopo owó.

Ado Shure para Elegbá:

En este Ifá se prepara un ado shure para Elegbá que se carga con otá de Elegbá, siete ajíes picantes, siete adelé, iguí abre camino, amansa guapo, vencedor, guama, moruro, vence batalla, yamao, dominador, la elenu y oyú de eyá tuto, siete bibijaguas, atitán de bibijagüero, añarí de ibú losa, metales, iyefá del signo, lerí de gunugún, lerí de owiwí, zunzún. Se le da de comer akukó shashara al pie de una palma a la orilla del río y vive colgado detrás de la puerta del ilé.

  • El camino donde la Ayapa por medio de Irete Juani es la comida favorita de Osain.

La ayapa quería ir a visitar a sus omó que vivían en la tierra Toku Inle y ella fue a mirarse con Awó Aladi, quien le vio este Ifá y le dijo que tenía que hacer ebbó antes de ir, para que su secreto no fuera revelado. La ayapa hizo el ebbó, pero no le dio el akukó a la palma y se fue a realizar el viaje. Pasado muchos años, un hambre terrible azotó tanto al cielo como a la tierra, ayapa salió para el camino para ver si encontraba algo de comer e inventó una jugarreta para hallar la comida. Se llegó a casa de Oyá, que era la plaza que en aquella tierra tenía una palma en el centro del mercado y cuando llegó el día del mercado, que era el viernes, y el pueblo comenzó a llegar a la plaza, ayapa comenzó a cantar:

Opo Oyó Omimo Omó Yonyo Opé Otá Ireme Omó Yonyo.”

Echándole la culpa del hambre a la palma, la gente que no la veía porque estaba escondida en la palma, huyó de allí y ella recogió lo poco que había. Así hacía cada día de mercado, se comía la poca comida que había.

El pueblo fue a ver al obá y le dijeron lo que pasaba, que una cosa cantaba desde la palma, pero no se sabía si era un Egun o era un fenómeno. El obá mandó a Oggún a buscar y que averiguara, pero éste al oír el canto se fue corriendo para el monte. El obá llamó a Eshu, éste llamó a su ado shure de omologú, pero ésta no pudo capturar el misterio. Entonces el obá llamó a Awó Aladi que era el Oluwo Osain de aquella tierra y él vio este Ifá, donde preparó su Osun de Osain, un akukó, dieciséis akará y se fue a oloya.

Cuando llegó junto a los vendedores, comenzó el canto de la palma. Todos corrieron menos Awó Aladi y se sentó a calentar su osun de Osain y darle de comer akukó al pie de la palma. Ayapa, creyendo solitaria a oloya, salió de su agujero, debajo de la palma y comenzó a comer. Entonces Awó Aladi Oluwo Osain cogió la vara candente de su Osun de Osain y lo puso sobre la ayapa presionándole fuertemente la lerí donde cantaba:

Opé Oyó Onimo Omó Yonyo,

Opé Otá Irewe Otawe Omó Yonyo,

Opé Otá Osha Ayapa Oyá Omó Yonyo,

Opé Otá Biri Ayapa Ika Oyá Omó Yonyo.”

Ayapa pidió perdón y prometió ser la esclava de Oluwo Osain Irete Juani Awó Aladi, Oluwo Osain cogió la ayapa, la llevó delante del obá para presentarle cuál era el misterio, donde el obá le dijo: “Desde hoy si quieres dásela a tu secreto que es Osain y cuando tú desees a sus hijos igualmente.” Por eso es que la ayapa desde entonces, por medio de Irete Juani, es la comida favorita de Osain.

Nota: Hay que hacer ebbó completo.